Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 8 de septiembre de 2012

La sociedad del photoshop y el imperio de la imagen




Vivimos en una época en donde todo entra por los ojos. La funcionalidad de una persona en el entramado social se define por el tamaño de su cintura, el nivel de silicona inyectado en sus labios, o la importancia de cualquier otra característica que lo eleven por sobre el resto. Seamos honestos, no es nuestra culpa, desde chicos nos inculcan los ideales capitalistas de la banalidad; crecemos con el mantra hittleriano de la superioridad, y casi nos vemos en la obligación de anotarnos en una competencia por la perfección que durará toda la vida. Como si ser perfectos fuera algo estrictamente formal (en el sentido menos figurativo de la palabra).
 En este caso, el hábito es actuar como si todos fuéramos aspirantes en algún concurso de belleza. Ni se te ocurra excederte un par de kilos o, además de parecerte a una vaca cansada de tanto comer pasto, vas a ser el fracaso de tu familia. Vomitá lo más que puedas, no vaya a ser cosa que toda esa comida quede alojada en tu estómago. Caminá derecha y con la cabeza bien alta, que como te ven, te tratan. Y ni se te ocurra tener la osadía de nacer con algún defecto físico: la vida sabrá castigarte tanto como lo merezcas. No hay vuelta que darle, el refinamiento es una de las armas más letales de la gente “hecha y derecha” (aunque más derecha que otra cosa).
La cuestión es la siguiente, detrás de toda esa parafernalia carnavalesca en el imperio de la imagen, se encuentra algo mucho más esencial y menos tenido en cuenta: el contenido. Nos han educado para creernos la “tabula rasa” en la que hay que insertar todos los conocimientos, recipientes de cartón pintado sin absolutamente nada en su interior. A ellos (los titiriteros del ego) les conviene moldearnos y llevarnos por el camino de la oquedad.
Una de las definiciones que encontré de belleza es la siguiente: La caracterización de una persona como «bella», ya sea de forma individual o por consenso de la comunidad, a menudo se basa en una combinación de belleza interior, que incluye los factores psicológicos —tales como congruencia, elegancia, encanto, gracia, integridad, inteligencia, personalidad y simpatía—, y belleza exterior, es decir, atractivo físico, que incluye factores físicos —tales como juventud, medianidad, salud corporal, sensualidad y simetría(vale aclarar que ambos extremos pertenecen al ámbito de la imagen).
Como queda bastante claro, todo se reduce a lo que te conforma como envase, y no a lo inasible, como por ejemplo la calidez de tu mirada, la forma en la que manejás tus emociones, o cualquiera de estos conceptos tan bien basureados en los cuentos de hadas. Todo se trata de definirse en comparación con los otros, y de conformar una imagen lo más perfecta y menos perfectible que se pueda.
Ser bello, a mi entender, es simplemente ser. Después de todo, las caracterizaciones presentes en la definición anterior tienen que ver con lo material, con algo netamente ajeno a la persona..
La esencia de lo eterno es lo que hace a un ente perdurable, y por lo tanto, estrictamente hermoso. 

3 comentarios:

  1. Muy bueno Damian, ojala mas gente se diera cuenta de esto.
    Un mundo tan tontamente exigente en idioteces termina dejandonos exhaustos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan estas entradas. Y juro que habia pensado en este tema hace unos dias, justo frente al espejo.
    ¡Suena tan patetico el concepto de vivir que en general el mundo tiene! Lo peor es la "tabula rasa", ya no es usada solo por empiristas de otros siglos. Y me da rabia, de esa rabia que suena a impotencia, porque a veces yo misma reprodusco el pensamiento general.
    Pero la frutilla del postre es que todas absolutamente todas las fuerzas oscuras de "la perfeccion" nos envuelven inevitablemente, ahogandonos cada vez mas y mas profundo, hasta que un dia el oxigeno se convierta en ganas de buscar alguna morfina con brillo que reemplaze las neuronas y nos mate el alma.
    Me saco el sombrero.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. es como un choque muy feo sentir eso de parte de los otros, que encima los ves y no son nada lindos! solo son un ego un tanto mas elevado, pero, feos igual que yo!!!
    -----------
    por otro lado, me corro de la mierda y te digo que

    es hermoso lo que decís y como lo expresas en los últimos párrafos!

    fue un alivio leerte hoy!

    :)

    un abrazo!

    ResponderEliminar